Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

Subcategoría

Lunes, 03 Abril 2017 08:25

Pleuroneumonía Contagiosa Porcina

Escrito por

Pleuroneumonía Contagiosa Porcina

Descripción: Enfermedad de tipo respiratorio causada por el Actinobacillus (Haemophilus) pleuroneumoniae, el cual afecta el tracto respiratorio del cerdo. La transmisión es de cerdo a cerdo, las altas densidades y las prácticas de manejo inadecuadas aumentan la predisposición a la enfermedad.

 

Síntomas:

Infección con presentación aguda, subaguda o crónica, los signos pueden variar desde muerte súbita hasta una severa enfermedad respiratoria de tipo crónico. Necropsia: Pleuritis y abscesos hemorrágicos hasta necróticos en el pulmón son muy frecuentes.

Diagnóstico:

Las lesiones a la necropsia, serología. Al igual que la Neumonía Enzoótica, la Pleuroneumonía Contagiosa Porcina es una importante enfermedad respiratoria para los cerdos en recría y engorde, que produce: mortandad, atraso para alcanzar el peso deseado y desmejoramiento en la conversión alimenticia.

Puede presentarse bajo éstas formas:

a) Sobreaguda: con muertes súbitas.

b) Aguda: la más frecuente, con signos respiratorios muy manifiestos, cianosis, hipertermia constante y arrojamientos nasales y bucales.

c) Crónica: casi subclínica, aunque es de tener en cuenta, ya que los portadores sanos son siempre potencialmente diseminadores.

Como lesiones típicas se pueden observar áreas consolidadas en los lóbulos cardíacos y diafragmáticos, en ambos pulmones, acompañadas de pleuritis gruesa y húmeda, así como abundante colecta sanguinolenta en la cavidad pleural.

Agente causal:

la bacteria Gram negativa, pleomórfica o con forma de cocobacilo, inmóvil, capsulada, aneróbica, Actinobacillus pleuropneumoniae, por lo general productora de hemolisina Beta y dependiente del factor V.

De acuerdo con la presencia de polisacáridos capsulares, se han descripto hasta el presente 12 serotipos de Actinobacillus pleuropneumoniae, con inmunidad específica para cada uno de ellos, por lo tanto sin inmunidad cruzada, lo que debe ser tenido en cuenta al elegir el antígeno vacunal. Con excepción del serotipo 3, relativamente poco patógeno, no parece haber mayores diferencias en el poder patógeno de los restantes serotipos. En nuestro país el serotipo más frecuente es el 1, aunque se ha descripto el serotipo 5 en casos aislados.

No debe confundirse la Pleuroneumonía Contagiosa Porcina con la llamada Enfermedad de Glasser ("Glasser’s Disease"), singular infección generalizada, poliartrítica y de meninges, que eventualmente puede infectar pleuras, producida por Hæmophilus parasuis, que ataca a cerdos jóvenes entre los 2 y 4 meses de edad. Lo que ocurre es que si Actinobacillus pleuropneunioniae hace localizaciones articulares o meníngeas, resultará difícil el diagnóstico diferencial. Habrá que recurrir al aislamiento y cultivo.

Tratamiento:

Para el tratamiento recomendamos nuestro producto Enrolab Plus, 1 ml por cada 20 kg de peso vivo, el cual es una combinación de antibiótico con un mucolítico, indicado en el tratamiento de infecciones del aparato respiratorio causadas por bacterias Gram negativas, Gram positivas y micoplasma; igualmente indicado en casos de infecciones de aparato digestivo como diarreas bacterianas, enteritis etc.

 

Lunes, 13 Marzo 2017 09:07

Piroplasmosis equina

Escrito por

 

Piroplasmosis equina

La piroplasmosis equina o babesiosis es una enfermedad de caballos, mulas, asnos y cebras, producida por protozoos y transmitida por garrapatas. Los agentes etiológicos son parásitos de la sangre llamados Theileria equi y Babesia caballi. Anteriormente Theileria equi se designaba como Babesia equi. Los animales infectados pueden ser portadores de estos parásitos por mucho tiempo y actuar como fuentes de infección para las garrapatas, que actúan como vectores de transmisión. Los parásitos se localizan dentro de los eritrocitos de los animales infectados. La introducción de animales portadores en áreas con prevalencia de garrapatas vectoras puede conducir a una distribución epizoótica de la enfermedad.

Identificación del agente:

Los caballos infectados se pueden identificar por demostración de los parásitos en sangre teñida o en frotis de órganos. Los métodos de tinción tipo Romanovsky, como el de Giemsa, dan los mejores resultados. El bajo nivel de parasitemia en animales portadores hace muy difícil la detección de parásitos, especialmente en el caso de infecciones por B. caballi, aunque a veces se pueda demostrar su presencia utilizando una técnica de frotis fuertes de sangre. Una característica diagnóstica de la infección por B. caballi es la presencia de parejas de merozoitos unidos por su extremo posterior. Los merozoitos de T. equi presentan una longitud inferior a 2-3 µm, y son redondos o de forma ameboide. Una característica de T. equi es la disposición de cuatro parásitos formando una tétrada o “Cruz de Malta”. Cuando las pruebas serológicas proporcionan resultados equívocos, la inoculación de una gran cantidad de sangre completa por transfusión a un caballo susceptible y esplenectomizado puede ayudar en el diagnóstico. El caballo receptor se observa en cuanto a la aparición de síntomas clínicos de la enfermedad y se examinan sus eritrocitos para investigar la presencia de parásitos. Alternativamente, se deja alimentar una garrapata específica, que actúe como vector, sobre un animal sospechoso y luego se puede identificar Babesia/Theileria en el vector o mediante la transmisión por el vector a otro animal susceptible.

Transmisión:

La piroplasmosis es una enfermedad transmitida por garrapatas, causada por los parásitos Babesia caballi y Babesia equi. Las garrapatas ingieren sangre de equinos infectados y luego, al morder a caballos sanos, propagan la enfermedad a través del contacto con la sangre. Las garrapatas que portan los parásitos se trasladan por el heno, los lechos, los alimentos y la vegetación.

Signos En un caballo infectado con piroplasmosis:

Los signos de la enfermedad se manifiestan entre los 7 y 22 días. Los casos de piroplasmosis pueden ser leves o agudos. Las formas leves de la enfermedad provocan que los equinos estén débiles e inapetentes. Los casos más agudos pueden ocurrir en los lugares donde la piroplasmosis no es común y los caballos no han desarrollado una resistencia a la enfermedad. Los signos de la fase aguda incluyen fiebre, anemia, membranas mucosas ictéricas, abdomen inflamado y respiración dificultosa. Otros signos de  piroplasmosis incluyen alteraciones del sistema nervioso central, pelaje áspero, estreñimiento, cólicos y hemoglobinuria, una afección que produce que la orina sea roja. En algunos casos, el equino puede morir. Sin embargo, es posible que algunos caballos infectados manifiesten pocos síntomas o ninguno en la fase aguda y que no experimenten ningún deterioro en el rendimiento. Los caballos que sobreviven a la fase aguda de la enfermedad podrían continuar siendo portadores de los parásitos por mucho tiempo. Estos caballos son fuentes potenciales de infección para otros caballos, a través de la transmisión de la enfermedad causada por garrapatas o transmisión mecánica, a través de mordidas de garrapatas, agujas o instrumentos quirúrgicos.

Tratamiento:

1 mL de Hemolab B12 por cada 12 Kg. de peso vivo, administrar en dosis única y de ser necesario, administrar cada 24 horas hasta un máximo de 3 días.

Lunes, 27 Febrero 2017 09:25

TUBERCULOSIS BOVINA

Escrito por

La tuberculosis bovina

Es una enfermedad crónica de los animales provocada por la bacteria Mycobacterium bovis (M. bovis), un bacilo perteneciente al género Mycobacterium, que guarda una estrecha relación con las bacterias causantes de las tuberculosis humana y aviar.

Aunque se considera que el verdadero hospedador del M. bovis es el ganado vacuno, también se ha descrito la enfermedad en muchos otros animales domésticos y no domésticos. M. bovis ha sido identificada en búfalos, bisontes, ovejas, cabras, caballos, entre otros.

El nombre de “tuberculosis” proviene de los nódulos, llamados “tubérculos”, que se forman en los ganglios linfáticos del animal afectado.

Es una importante zoonosis (puede transmitirse al ser humano) y es una enfermedad de declaración obligatoria. 

 

 

CONTAGIO

La enfermedad es contagiosa y se propaga por contacto con animales domésticos o salvajes infectados. La vía de infección habitual es la respiratoria, por inhalación de las gotículas infectadas que un animal enfermo ha expulsado al toser o al respirar (el riesgo es superior si están confinados).

Otra vía de infección es la vía digestiva:

• Los terneros lactantes y el hombre se contagian al ingerir leche cruda procedente de vacas enfermas.

• Los animales ingieren saliva u otras secreciones del animal infectado (por ejemplo, en comederos o bebederos contaminados).

Las vías de transmisión cutánea, congénita y genital son inusuales. La enfermedad se disemina principalmente por el desplazamiento de animales domésticos infectados asintomáticos y el contacto con animales salvajes infectados. Un solo animal puede transmitir la enfermedad a muchos otros antes de manifestar los primeros signos clínicos. 

 

SÍNTOMAS Y LESIONES

La tuberculosis suele ser de curso crónico, y los síntomas pueden tardar meses o años en aparecer. Generalmente, se manifiestan signos inespecíficos (caída de la producción lechera y deterioro del estado general de salud). Los signos clínicos que pueden manifestarse durante la enfermedad son muy variados, al igual que la gran variedad de lesiones, pudiendo observarse:

• debilidad progresiva.

• pérdida de apetito.

• pérdida de peso.

• fiebre fluctuante.

• tos seca intermitente y dolorosa.

• aceleración de la respiración (taquipneas), dificultad de respirar (disnea).

• sonidos anormales en la auscultación y percusión.

• diarrea. TUBERCULOSIS BOVINA • ganglios linfáticos grandes y prominentes.

• a la larga, muerte.

A veces, sin embargo, la bacteria permanece en estado latente en el organismo hospedador sin desencadenar la enfermedad. La necrosis por caseificación de las lesiones tuberculosas es frecuente, precoz y abundante. Muestra una consistencia pastosa y un color amarillento, variables dependiendo del grado de calcificación de la lesión. Con el tiempo, pueden seguir distintos caminos:

• Estabilización: sin modificación aparente durante un largo periodo (lesiones enquistadas).

• Calcificación: las sales cálcicas precipitan sobre el caseum (pueden persistir bacterias en latencia).

• Reblandecimiento: los focos caseosos se ablandan y posteriormente se licuan.

EFECTOS

La tuberculosis tiene importantes repercusiones económicas, debido a las pérdidas en la producción de leche, los decomisos de animales en mataderos, la prohibición del movimiento de los animales y por las campañas de control y erradicación. 

Domingo, 23 Octubre 2016 20:57

Gusanos parásitos de gallinas y patos

Escrito por

 

Estos se infestan con gusanos del suelo, de los piensos y el agua contaminados con sus huevos. Los huevos de los gusanos sobreviven en condiciones cálidas y húmedas. Hay una lombriz blanca bastante larga (10 cm) que se encuentra en el intestino. En las paredes del intestino viven gusanos pequeños y finos como pelos. Pueden hallarse otros gusanos, de 1 cm de longitud aproximadamente, en la porción baja del intestino.

• Las infestaciones por gusanos son de la máxima importancia en las aves jóvenes y origina falta de apetito, pérdida de peso y diarrea. Las infestaciones graves pueden acarrear incluso la muerte. En aves adultas se observan pérdidas de peso y caída de la puesta.
• El gusano de la molleja produce pérdidas de apetito de peso y diarrea y puede causar la muerte de los patos, en especial de las aves jóvenes.

Tratamiento de las enfermedades parasitarias de las aves

Los gusanos pueden destruirse tratando las aves con un buen antihelmíntico. Todos los gusanos mueren con un levamisol, te recomendamos usar Levamisol Vitaminado 12%Las aves pueden tratarse individualmente o mezclando el medicamento con el pienso o el agua.

Prevención de las enfermedades parasitarias de gallinas y patos

Las infestaciones con parásitos internos de gallinas y patos pueden controlarse manteniendo las aves limpias y no permitiéndoles que anden libres.

• Las jaulas y cobertizos deberán mantenerse limpios, sacando cada semana los excrementos.
• Los comederos y bebederos se limpiarán a diario.
• Hay que evitar que se produzcan zonas encharcadas y húmedas alrededor de bebederos ni en ninguna otra parte.
• Se limpiarán bien las jaulas y los cobertizos antes de introducir en ellos aves.
• No conviene mantener las aves año tras año en el mismo terreno, ya que la contaminación del suelo va en aumento.
• Las aves jóvenes deben estar separadas de las adultas.
• No se deben poner aves jóvenes, especialmente las menores de 3 meses, en corrales donde se ha mantenido hasta muy recientemente aves adultas.

 

Martes, 19 Julio 2016 06:17

Sarna en Cerdos

Escrito por

LA SARNA EN PORCINOS

La sarna está causada por un ácaro ectoparásito (artrópodo) de pequeño tamaño (0.4 - 0.5 mm) conocido como Sarcoptes scabiei variedad suis, el cual vive en galerías escabadas por debajo de la piel, alimentándose de las células epidérmicas provocando irritación y prurito por traumas en la piel con pérdida de condición corporal. Su multiplicación solamente puede producirse dentro del hospedador con un ciclo biológico de 14-15 días. Las larvas pueden sobrevivir durante 2-3 semanas en el medio ambiente de laboratorio, y 12 días a 7-18 ºC y 65-75% de humedad relativa. Mayor prevalencia en los meses fríos por tanto y una menor incidencia en los meses de más calor.

La diseminación de la enfermedad tiene lugar por contacto entre animales. La infección de los lechones que llegan infectados al engorde tiene lugar en la maternidad a partir de las madres con sarna. Los anticuerpos aparecen a las 5-7 semanas de infección. La inmunidad maternal persiste hasta las 10 semanas de vida y los AC de animales tratados y libres del parásito duran 6 y 9-12 meses en engorde y cerdas respectivamente.

Los cerdos pueden infectarse tan solo en 24 horas después del contacto con animales infectados. Nos podemos infectar las personas por contacto con cerdos con sarna, pero la misma desaparece en cuanto no tengamos contacto directo con cerdos infectados.

DIAGNÓSTICO

Las manifestaciones clínicas en las granjas acompañadas de lesiones típicas en un número de animales son pruebas palpables de que tenemos sarna en la granja. Si a ello, y después de repasar las medidas de bioseguridad de la granja y el programa antiparasitario que se lleva a cabo, tenemos constancia de que las medidas preventivas que se están tomando no son suficientes podemos tener una sospecha clínica fundada de la presencia de sarna. Las lagunas más frecuentes determinantes de la posibilidad de presencia de sarna conjunta a la clínica desde mi punto de vista son:

a) Ausencia de cuarentenas.

b) Entrada animales reproductores no libres de sarna.

c) No desparasitación en la cuarentena frente a ectoparásitos.

d) La aplicación de nebulizaciones sobre los animales con frecuencias indeterminadas.

e) Ausencia parcial de vacíos sanitarios en cuarentena, partos y lechoneras.

TRATAMIENTO Y CONTROL

·         Tratamiento con LABIMEC 1%, se debe aplicar 1 mL por cada 33 kilos de peso vivo, vía SC.  Repetir a los 45 días.

·         Tratamiento con LABIMEC FORTE L.A., 1 mL por cada 66 kilos de peso vivo, vía SC.

 

 

Jueves, 05 Mayo 2016 14:05

Garrapatas en el ganado

El término «garrapaticidas» se usa comúnmente en la ganadería para denominar a los antiparasitarios externos (ectoparasiticidas) con actividad contra las garrapatas. Además de ser eficaces contra las garrapatas, algunos compuestos de amplio espectrto son también mosquicidas, sarnicidas, piojicidas, etc.

 

La mayoría de las garrapatas parásitas del ganado bovino pertenecen a las así llamadas «garrapatas duras» que pertenecen a la familia de los ixódidos. Por ello, a los garrapaticidas se les denomina también a veces «ixodicidas» como casi-sinónimo de garrapaticidas, para efectos prácticos.

 

Las garrapatas también pertenecen zoológicamente a los ácaros, junto con los aradores de la sarna y otros ácaros. Por ello, por definición, todos los garrapaticidas son también «acaricidas». Pero no todos los ácaros son garrapatas, y no todos los acaricidas son garrapaticidas. A los acaricidas que se usan contra los ácaros de la sarna se les denomina «sarnicidas». Estos sarnicidas y los productos para el control de dermanisos y ornitonisos de las gallinas se tratan en el artículo de sarnicidas en este sitio.

 

La mayoría de los garrapaticidas (organofosforados, piretroides, amidinas, fenilpirazoles) actúan por simple contacto (efecto tarsal) del compuesto con la garrapata. Cuando se trata el ganado (por baño, pour-on, etc.) el compuesto se extiende por la piel del animal, entra en contacto con la garrapata y la mata más o menos rápidamente (efecto de choque) y durante más o menos tiempo tras la aplicación (efecto residual).

 

El efecto o periodo residual de un garrapaticida señala el periodo de tiempo tras la aplicación del producto durante el cual éste sigue teniendo efecto contra las garrapatas que infesten al animal tras ser tratado.

 

Algunos compuestos (endectocidas, benzoilureas) actúan también de modo sistémico, es decir, tras ser aplicados al animal penetran en su flujo sanguíneo y a través de la sangre alcanzan a las garrapatas, pues todas las garrapatas chupan sangre. Todos los garrapaticidas actualmente en el mercado son eficaces contra todos los estadios de desarrollo de las garrapatas: larvas, ninfas y adultos. Pero a menudo, la dosis letal contra los estadios, adultos hambrientos o repletos de sangre (p.ej. las hembras repletas teleoginas), es mayor que contra las larvas o ninfas.

Signos y síntomas

Además de la visualización de las garrapatas (agente causal o etiológico) sobre el animal hospedador podemos enumerar los siguientes signos y síntomas:
1) Las garrapatas son agentes trasmisores de enfermedades ya que:

a. son hospedadores definitivos de la Babesia trigemina y Babesia argentina, que son parásitos productores de la babesiosis (o fiebre tic), enfermedad de los bovinos ampliamente distribuida. La babesiosis produce malestar, decaimiento, aletargamiento en los animales y pérdida de la coordinación.
Otros síntomas:  hepatomegalia, esplenomegalia, ictericia y muerte.
b. transmiten en los bovinos la anaplasmosis, debido a que es hospedador de Anaplasma marginate.
c. Y además B. microplus transmite la piroplasmosis, causada por Babesia divergens y B. bovis. Y la fiebre Q (Rickettsia burnetti)
Tanto la piroplasmosis como la anaplasmosis pasan por herencia a través del huevo de la garrapata, de modo que las larvas ya nacen capaces de transmitir la enfermedad, siempre que se cumplan las condiciones favorables del medio (temperatura y humedad) y las condiciones del hospedador (estado general, fisiológico, etc.).
Por lo tanto, la infestación por garrapatas trae aparejado muchos síntomas no propios, sino de enfermedades que ellas transmiten.

2) La anemia que producen en los hospedadores puede ser desde la más insignificante hasta la que puede producir la muerte, siempre dependiendo de la carga parasitaria, del estado general del animal (de su condición fisiológica) y del ambiente.
3) El prurito y el dolor que produce la garrapata al succionar sangre del hospedador y las lesiones que esto trae aparejado, como la formación de eritemas, vesículas y costras se hace evidente (se pueden formar también pústulas en caso de contaminación bacteriana secundaria).
El rascado lleva a una formación aún mayor de las lesiones y a la caída del pelo. Las garrapatas y las lesiones que ellas producen se encuentran en todo el cuerpo pero especialmente en la tabla del cuello y la entrepierna. La irritación y el estrés de los animales llevan a que éstos sufran de una baja en su rendimiento productivo que se suma al efecto negativo que produce la anemia.
4) La depreciación económica de los cueros provenientes de animales que sufrieron de esta parasitosis, ya que al alimentarse la garrapata perfora con su probóscide la piel de los bovinos.

5) Si la carga parasitaria sobre el animal es muy alta el desmejoramiento corporal general de los animales es muy evidente.

 

Dirección:
31 avenida sur 232 Colonia Cucumacayan, San Salvador, El Salvador