Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates
Jueves, 05 Mayo 2016 14:05

Garrapatas en el ganado

Escrito por
Valore este artículo
(2 Votos)

El término «garrapaticidas» se usa comúnmente en la ganadería para denominar a los antiparasitarios externos (ectoparasiticidas) con actividad contra las garrapatas. Además de ser eficaces contra las garrapatas, algunos compuestos de amplio espectrto son también mosquicidas, sarnicidas, piojicidas, etc.

 

La mayoría de las garrapatas parásitas del ganado bovino pertenecen a las así llamadas «garrapatas duras» que pertenecen a la familia de los ixódidos. Por ello, a los garrapaticidas se les denomina también a veces «ixodicidas» como casi-sinónimo de garrapaticidas, para efectos prácticos.

 

Las garrapatas también pertenecen zoológicamente a los ácaros, junto con los aradores de la sarna y otros ácaros. Por ello, por definición, todos los garrapaticidas son también «acaricidas». Pero no todos los ácaros son garrapatas, y no todos los acaricidas son garrapaticidas. A los acaricidas que se usan contra los ácaros de la sarna se les denomina «sarnicidas». Estos sarnicidas y los productos para el control de dermanisos y ornitonisos de las gallinas se tratan en el artículo de sarnicidas en este sitio.

 

La mayoría de los garrapaticidas (organofosforados, piretroides, amidinas, fenilpirazoles) actúan por simple contacto (efecto tarsal) del compuesto con la garrapata. Cuando se trata el ganado (por baño, pour-on, etc.) el compuesto se extiende por la piel del animal, entra en contacto con la garrapata y la mata más o menos rápidamente (efecto de choque) y durante más o menos tiempo tras la aplicación (efecto residual).

 

El efecto o periodo residual de un garrapaticida señala el periodo de tiempo tras la aplicación del producto durante el cual éste sigue teniendo efecto contra las garrapatas que infesten al animal tras ser tratado.

 

Algunos compuestos (endectocidas, benzoilureas) actúan también de modo sistémico, es decir, tras ser aplicados al animal penetran en su flujo sanguíneo y a través de la sangre alcanzan a las garrapatas, pues todas las garrapatas chupan sangre. Todos los garrapaticidas actualmente en el mercado son eficaces contra todos los estadios de desarrollo de las garrapatas: larvas, ninfas y adultos. Pero a menudo, la dosis letal contra los estadios, adultos hambrientos o repletos de sangre (p.ej. las hembras repletas teleoginas), es mayor que contra las larvas o ninfas.

Signos y síntomas

Además de la visualización de las garrapatas (agente causal o etiológico) sobre el animal hospedador podemos enumerar los siguientes signos y síntomas:
1) Las garrapatas son agentes trasmisores de enfermedades ya que:

a. son hospedadores definitivos de la Babesia trigemina y Babesia argentina, que son parásitos productores de la babesiosis (o fiebre tic), enfermedad de los bovinos ampliamente distribuida. La babesiosis produce malestar, decaimiento, aletargamiento en los animales y pérdida de la coordinación.
Otros síntomas:  hepatomegalia, esplenomegalia, ictericia y muerte.
b. transmiten en los bovinos la anaplasmosis, debido a que es hospedador de Anaplasma marginate.
c. Y además B. microplus transmite la piroplasmosis, causada por Babesia divergens y B. bovis. Y la fiebre Q (Rickettsia burnetti)
Tanto la piroplasmosis como la anaplasmosis pasan por herencia a través del huevo de la garrapata, de modo que las larvas ya nacen capaces de transmitir la enfermedad, siempre que se cumplan las condiciones favorables del medio (temperatura y humedad) y las condiciones del hospedador (estado general, fisiológico, etc.).
Por lo tanto, la infestación por garrapatas trae aparejado muchos síntomas no propios, sino de enfermedades que ellas transmiten.

2) La anemia que producen en los hospedadores puede ser desde la más insignificante hasta la que puede producir la muerte, siempre dependiendo de la carga parasitaria, del estado general del animal (de su condición fisiológica) y del ambiente.
3) El prurito y el dolor que produce la garrapata al succionar sangre del hospedador y las lesiones que esto trae aparejado, como la formación de eritemas, vesículas y costras se hace evidente (se pueden formar también pústulas en caso de contaminación bacteriana secundaria).
El rascado lleva a una formación aún mayor de las lesiones y a la caída del pelo. Las garrapatas y las lesiones que ellas producen se encuentran en todo el cuerpo pero especialmente en la tabla del cuello y la entrepierna. La irritación y el estrés de los animales llevan a que éstos sufran de una baja en su rendimiento productivo que se suma al efecto negativo que produce la anemia.
4) La depreciación económica de los cueros provenientes de animales que sufrieron de esta parasitosis, ya que al alimentarse la garrapata perfora con su probóscide la piel de los bovinos.

5) Si la carga parasitaria sobre el animal es muy alta el desmejoramiento corporal general de los animales es muy evidente.

 

Leído 1411 Tiempo Última modificación Miércoles, 18 Mayo 2016 20:52
Más en esta categoría TUBERCULOSIS BOVINA »
Inicie sesión para añadir comentarios
Dirección:
31 avenida sur 232 Colonia Cucumacayan, San Salvador, El Salvador